Trabajo pa’ los Presos!

Ustedes creeran que estoy re loco aseverando esto! NO!

Me parece que el trabajo sería la única solución para evitar todo el problema de la inseguridad y el “ocio” en las cárceles; junto, por supuesto con otras medidas de las que pronto les voy a hablar.

Cada día me aburro, me enloquezco, me siento impotente al escuchar más robos, asaltos, presos fugados, policias que trabajan alpedo atrapando a los reos para que los  jueces los larguen; jueces que aplican lo que les permiten las leyes y no lo que ellos mismos quisieran que sucediera; gente cada día más insegura, gente que vive más encerrada. Y lo peor de todo es que todo el mundo sabe, pero nadie quiere agarrar el “toro por las guampas” en este tema!.

Continue Reading…

El Público Doloreño está Apto para recibir un Evento?

O debería preguntar:

¿Por qué suceden algunos hechos que afectan al normal desarrollo de un evento por el comportamiento del público?

Para los que no están “conectados” con el tema, les puedo mencionar que en muchos de los eventos que se han realizado, por suerte no han sucedido más accidentes sólo porque sinceramente, muchas veces tenemos los doloreños “un diós aparte”.

Ha sucedido en la fiesta de la primavera -tirando botellas para todos lados, atravesándose adelante de los tractores, subiéndose en marcha, etc.- , en la fiesta de la virgen -con las caravanas en donde participan caballos-, en el enduro open -atravesándose adelante de las motos, obstaculizándo en los pasos más difíciles a los competidores y ni que hablar de hechos como la guerra de barros-, en las carreras de motos en la pista -atravesándola, o metiéndose casi tan cerca, que dificulta a los pilotos una maniobra en el caso de despiste-; y muchos eventos más que se han realizado.

Aveces, el hecho de “ayudar” empeora el asunto, y se asumen mayores riesgos.

En el caso más cercano, asistentes a la llegada de los ciclistas desde el tramo Mercedes-Dolores, me comentaron que un vehículo intentó cruzar la calle cuando todavía estaba desarrollándose la competencia; aparte de otras actitudes también criticadas por los propios asistentes, de gente que al parecer no se da cuenta del peligro que corre o que hace correr a los demás.

¿Qués es lo que le pasa a la gente? ¿Porqué se comporta de esa forma?

Yo pienso -y esto a título personal- que nosotros, los doloreños e incluso los uruguayos, no estamos acostumbrados a comportarnos en esta clase de eventos… nos hace falta que nos toque alguna desgracia para reflexionar sobre el tema, y lo peor es que después siempre se corta la piola por lo más débil, que es por lo general hecharle la culpa a la organización… sabiendo, que en eventos de estas características es prácticamente imposible controlarlo todo.

Por suerte, -y estoy muy contento de ello- en las carreras de cachilas realizadas el domingo 22 de marzo, con grata sorpresa vimos que se había implementado una especie de barrera, en realidad un alambrado de 7 hilos, que aunque creo que no es la mejor solución, evitó que no se produjeran ningún tipo de accidentes con el público presente.

Me gustaría que se reflexionara sobre este tema, y se hagan los aportes o críticas constructivas, viendo siempre “qué se puede hacer para mejorar esto?”.

Y la idea, como siempre, es ser constructivistas, para poder desarrollar más y mejores eventos sin tener que preocuparse de montones de “cosas” que no tendrían razón de ser si tenemos un público educado y prolijo!